Primer Lugar - Un Mundo Sin Mordaza
2025
page-template-default,page,page-id-2025,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Collage Venezolano

Es duro para los que estamos aferrados al país pensar que en algún momento nos tendremos que ir también.

Que pronto seremos los próximos.

Tengo anotados en una lista tantos lugares a los que quiero ir a conocer y no llevo ni siquiera tres.

Siempre estoy inventándome motivos para posponer esa idea que cada vez noto más cerca.

Hoy tal vez es la carrera universitaria que debo terminar, pero ¿y cuando acabe qué excusa voy a tener?

¿El apego a mi hogar?

¿Una fe ficticia de que van a mejorar las cosas?

¿El miedo de no poder volver?

¿Qué otra idea debo inventar para seguir permaneciendo aquí?

¿Cuántos amigos habré despedido para entonces?

Imaginarme llenando una o dos maletas con cosas personales indispensables y dejando lo más valioso afuera, como lo son mis seres queridos, es algo que, al pensar, me parte un poquito el corazón.

Ser uno el que se despide y no ser el que despide, como es ya costumbre para mí, se me hace amargo procesarlo.

Quiero alargar los días aunque duelan.

Quiero seguir viendo a mis amigos hasta que pueda.

Quiero desayunar las arepas de mi madre cada mañana hasta que ya no esté más.

Quiero, a pesar del peligro, seguir caminando Caracas, solo porque me hace feliz recorrer todas sus calles.

Quiero que algo por fin pase para no tener que irme huyendo del caos que me tiene las manos en el cuello.

No he conocido el Yaque.

No he visitado Mérida.

No he visto el Llano.

Ni mucho menos he ido Falcón.

Solo soy una persona más tratando de soportar, hasta que ya no pueda más, estar viviendo de un ojalá.

Que aporta lo que puede y no abandona la idea de ayudar al de al lado con lo poco que tiene.

Que todavía sale buscando una prueba de esperanza en las acciones de los demás y que, cuando la halla, vuelve a creer que todavía existe humanidad.

Soy tres puntos suspensivos al lado la palabra Venezuela.

Soy un punto y final al terminar de escribir que quisiera poder quedarme aquí.

Historia por: DAYANA MALDONADO
@esdoblede